Aprender a coser puede ser una de las mejores inversiones de tu vida

¿Cuántas veces has tenido una rotura en tu pantalón, te has comprado una falda demasiado ancha o se te ha caído un botón de la chaqueta? En el mejor de los casos podemos recurrir a nuestras madres o abuelas para que nos echen un cable, ya que la mayoría de ellas aprendieron a coser en el colegio o durante la adolescencia.

Para empezar es recomendable que conozcas los detalles básicos de coser a mano. Para ello deberás hacerte con el kit básico de costura, que va desde Alfileres hasta dedales y cinta métrica. También te puede ser útil disponer de una buena máquina de coser (mira esta comparativa)

Pero si este no es tu caso, probablemente necesitarás una ayuda extra. Las costureras cada vez son menos populares o bien, si encontramos una cerca de nuestro barrio, nos lo hará pagar algo caro. Por eso la mejor idea es que cada uno de nosotros sea autosuficiente y sea capaz de realizar sus propios arreglos en casa.

Incluso, si descubres que se te da bien esta tarea, puedes empezar a realizar tus propios patrones para diseñar trajes, hacer tus propias cortinas, escogiendo la tela que más te gusta o diseñar sencillos manteles y otros detalles para decorar tu casa. Realizar las fundas de los cojines, sábanas, fundas de colchón y muchas otras cosas nos dará la libertad de decorar nuestro hogar tal como nos apetece y, además, ahorrando dinero.

costura-maquinas-coser

 

Si te decides a hacer este paso, compra alfileres de buena calidad, ya que esto te ahorrará muchos disgustos en un futuro. Lo ideal es comprar los alfileres que llevan una bolita de plástico en la cabeza. Respecto a los alfileres, lo mejor es que sean finos y que los compres en una mercería, ya que podemos encontrar otros aún más baratos pero de peor acabo y esto nos dificultará nuestra tarea. Hazte también con unas buenas tijeras y un jaboncillo, que te ayudará a marcar patrones.

Otro elemento básico son los imperdibles, para realizar algunas tareas básicas de costura, así como hilos de colores y, por supuesto, una caja de botones. Con todo esto, tómate un tiempo para aprender a hilvanar, recoger bajos y hacer algún tipo de punto sencillo. A partir de eso, podrás pensar si lo que necesitas es una máquina de coser.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *